Este debe realizarse de manera integral, incluyendo un
equipo multidisciplinario que se involucre tanto en el
aspecto médico de la patología como en el educacional.
De esta forma, el individuo puede requerir un
tratamiento quirúrgico, farmacológico, psicológico,

además del trabajo educacional desarrollado por un
educador especialista o regular.