Pueden ser:

Pre-natales: anormalidades cromosómicas,
errores del metabolismos, complicaciones en el
embarazo.

Peri-natales: prematurez.

Post-natales: infecciones, traumatismos,
deprivación emocional, social o ambiental.