El valor agregado de las hiperhistorias
 
    Una hiperhistoria es una historia interactiva guiada por una estructura argumental intencional más que por un escenario casual. La trama en una hiperhistoria no es lineal,  es una hipertrama. Aquí, la acción, la activación de objetos y el diálogo pueden gatillar un cambio en el flujo de la historia. De esta forma, tomamos ideas de la tecnología de hipertexto/hipermedia, mediante la integración de la narrativa en un contexto de ambiente virtual (Bernstein, 1996). Las hiperhistorias mejoran las historias literarias convencionales al permitir la generación de un “enlazamiento dinámico” entre los personajes, el mundo virtual en el cual se mueven, y los objetos sobre los que actúan (Sánchez & Lumbreras, 1997). El niño desarrolla este enlazamiento a través de una gran flexibilidad en el proceso de conocimiento/exploración. En otras palabras, una hiperhistoria es la combinación de un mundo virtual navegable, de un conjunto de objetos interactivos, y de un patr[on de interacción entre las entidades (Lumbreras & Sánchez, 1997).

    En la ejecución de una hiperhistoria determinada, dos niños pueden experimentar visiones completamente diversas del mismo mundo virtual, ampliando las ideas de Joiner (1994). Así, cambios leves introducidos por un niño en el comportamiento de un objeto, pueden producir diferentes hiperhistorias en el mismo mundo virtual. Los niños al manipular un personaje pueden también interactuar con otros personajes para solucionar un problema dado. Ambientes familiares tales como la escuela, el barrio, plazas, parques, y supermercados pueden ser metáforas interesantes para construir mundos virtuales. Es importante hacer notar que las herramientas de autoría computacionales convencionales no proporcionan un conjunto adecuado de recursos para construir hiperhistorias acústica tal como las hemos definido aquí.
     
     


[volver]