Medios subyacentes para la creación de un ambiente acústico virtual: sonido espacializado 3D
 
    La representación de un ambiente acústico que reviva los atributos espaciales de una fuente sonora es de fundamental importancia si intentamos representar un ambiente basado en una metáfora espacial. Debido a que el usuario destino del sistema no contará con pistas visuales, es deseable utilizar al máximo los sentidos disponibles, siendo el del oído el que mayor ancho de banda y poder de expresividad ofrece. Para ello el usos de un sistema de sonido 3D es de vital importancia. Un sistema de sonido 3D es uno tal que reemplaza o complementa los atributos espaciales de una cierta fuente de sonido en su reproducción acústica [Wen92]. La utilización de sonido 3D es sumamente valiosa pues mejora la respuesta para cualquier usuario, y para usuarios no videntes es importantísimo pues pueden alcanzar precisión y versatilidad en la manipulación de la interfaz [MK96]. Si la idea es utilizar un sistema de sonido denominado transaural, la representación de sonido será finalmente hecha con parlantes desacoplados de la cabeza, eliminando el uso de auriculares para la espacialización del sonido [Int96, Gar95]. La teoría básica que describe la localización a través de estas pistas se denomina "teoría duplex" y proviene desde principio de siglo [Ray07]. El problema de esta teoría es que no describe como el ser humano puede distinguir un sonido desde el frente o el fondo, pues desde esas posiciones las pistas de retardo de tiempo e intensidad son similares. Surge más recientemente la teoría de las HRTFs, las cuales permiten describir que una fuente sonora se localiza por el efecto morfológico del pabellón de la oreja [Bla83]. Este tipo de modelo es el que actualmente se utiliza en las placa de sonido de PC que generan sonido 3D [Dia96].


[volver]